FAS apoya el Pacto educativo de José Antonio Marina

jam-pacto-educativo

La Universidad Antonio de Nebrija me ha pedido que redacte un Libro blanco sobre el Pacto educativocon el mismo equipo que elaboré el de la profesión docente. He aceptado porque me parece importante que el impulso y los estudios provisionales sobre un Pacto de Estado emerjan de la sociedad civil. Si la iniciativa la toma un partido político, que son los encargados de culminarla, se corre el riesgo de que los mecanismos de autodefensa del resto de los partidos hagan embarrancar el barco antes de haber partido. Una propuesta desde fuera de política, pero desde el núcleo de la sociedad, puede tener más posibilidades de triunfar. Me he comprometido a tener la documentación preparada en el plazo de dos meses. ¿Muy poco tiempo? Suficiente. En España tendemos a cronificar los problemas y conviene fomentar una inteligencia resuelta, que es la que resuelve los problemas y actúa con decisión.

No podemos esperar. En todo el mundo se vive una situación de emergencia educativa. Todos los países necesitan mejorar su escuela, por muy buena que sea. ¡Hasta Finlandia está en pleno cambio! La razón es obvia. Como señala la ley de Revans, "para sobrevivir y progresar necesitamos aprender al menos a la misma velocidad con la que cambia nuestro entorno". Y el nuestro lo hace aceleradamente.

Esta Web es el cuaderno de campo, la bitácora, el diario de la investigación. Sobre un asunto de tanta relevancia social, hay que ganarse la credibilidad, y eso hay que hacerlo mostrando la información manejada, la profundidad en el planteamiento, la actitud de escucha, la colaboración con todos los afectados o interesados. Aspiramos a una investigación transparente. Está por ello abierta a todo el que quiera ayudar, a todos los interesados en la educación. Ojalá sirviera para iniciar la movilización educativa de la sociedad, con la que sueño desde hace tiempo.

El equipo que elabora este proyecto lo componen Carmen Pellicer, Jesús Manso, María Teresa Rodríguez de Castro, Mariola Lorente y los equipos de investigación de la Fundación Universidad de Padres y de la Fundación Trilema.

Apoyar el pacto:

Captcha
Enviar